Aventuras y desventuras de un salmantino errante

lunes, 15 de octubre de 2007

Videos y demas historias...

Ayer leía en varios periodicos españoles la última de Rajoy. Me recuerda al día de reflexión de las últimas generales, en que salió - sin ser ya ni ministro, ni vicepresidente, solamente candidato - con el anagrama de su partido detrás instando a los españoles a que se quedaran en casa y no armaran bulla. La verdad es que se equivocaba tanto en los modos como en las formas y a muchos los espoleó para salir a la calle a quejarse.

A mi todo esto me preocupa, se da pábulo a unos poquitos que queman banderas y fotos del rey y se calienta todavía mas el ambiente.

El otro día comentaba con un americano estas cosas. Todo venía a algo que recientemente sufrió mi pareja. Ella es catalana y poca gente fuera de las fronteras de nuestro país conoce ese sentimiento identitario. Casi todo el mundo ha oido hablar de Taiwan, y sus problemas con China e incluso hay mas gente que ha oido hablar del País Vasco, tal vez por ETA.

La cuestión es que mi pareja desde que llegó aquí ha tenido que hacer pedagogía de su país (para el que me reproche el termino que uso de país, apeló al galicismo, que da también origen al termino paisano). Para alguien como ella es agotador tener que explicar siempre de donde viene y explicar que ella no habla castellano y recibir preguntas de sudamericanos después de oirla hablar por telefono sobre que lengua tan extraña hablaba si ella era española.

Yo que no me identifico con ningún nacionalismo del tipo que sea, me parece aberrante. Hace 5 siglos la gente hablaba el castellano como lengua franca y en su tierra hablaba leonés, portugués, bable, catalán, euskera, lo que fuera. Creo que hablar varias lenguas te abre la mente para hablar otras lenguas y sobre todo otras formas de ver la vida. Una lengua creo yo, no solo es una forma de comunicación, también recoge una cultura. Sino dile a un mejicano que te cagas en todo lo que se menea. Te mirará asombrado. Mal ejemplo tal vez, pero espero que sea suficientemente gráfico.

Recientemente un personaje (no se le puede llamar de otra manera) le reprochó airadamente que ella fuera diciendo que ella era catalana y no española, como si alguien pudiera penetrar en tu cabeza y lo que sientes y obligarte a sentir lo que no sientes. Me parece aberrante. Mi pareja escuchó sosegadamente la interpelación de este personajillo, no falta de rencores, ira y tonos altos. El le decía que había vivido en Barcelona, que los taxistas estaban quemados y que el si tuviera hijos en Cataluña querría que sus hijos estudiaran todo en castellano, que no querría que aprendieran catalan.

Me asombra que fuera capaz de mantener las formas cuando su interlocutor estaba tan sobradamente encendido y ella me decía que por desgracia ya había sufrido esas iras más de una vez. Gente que cuando llega a tu país, te dice que hables "en cristiano" o comentarios así que poco ayudan a la convivencia. La verdad, proyectan una imagen de los castellanoparlantes poco conciliadora, y más bien imperialista. Y honestamente, en esos momentos, me siento poco orgulloso de ser español, señor Rajoy.

Uno que ha tenido que coger la maleta numerosas veces se ha cansado de oir discusiones entre españoles y sobre todo catalanes. En esos momentos me hubiera borrado de ser de mi país, he llegado a sentir la vergüenza de oir una discusión a voces cenando en mi casa delante de extranjeros que miraban estupefactos. Lamentablemente levanta el tema todavía demasiadas pasiones.

Como iba diciendo, un amigo americano, que es profesor de literatura inglesa, que ha viajado por Europa y estuvo en Salamanca un verano me dijo que en los EEUU todavía pasa lo mismo. Que hay negros que dicen a los blancos, tu abuelo o tu bisabuelo mató al mío. Y el me decía, fijate los años que han pasado y todavía la gente lo vive así. Y el decía que en parte lo entendía pero que no podemos seguir así. Y me apostillaba, a vosotros todavía os quedan muchas heridas que cerrar. Ayer leyendo lo que había pasado con la exhortación de Rajoy, y las reacciones que ha supuesto, me di cuenta que tenía razón.

También leía en el nuevo periodico de Público un artículo de Julio Anguita sobre una posible III República. La verdad me he reconciliado con este señor que siempre había considerado claro en sus ideas, pero a veces demasiado magistral en sus formas. Tenía más razón que un santo esta vez: tenemos que olvidar la II República, lo que ocurrió después y construir un futuro común de convivencia.

Yo soy republicano, probablemente porque creo en el artículo de la Constitución que dice que todos nacemos iguales ante la ley, siempre he dicho a la gente que defiende no a la monarquía sino al actual rey por sus muchos servicios a la democracia, que siga el ejemplo de su buen amigo y compañero de exilios, el rey de Hungría (o de Bulgaria, no recuerdo bien), que ahora es el presidente de la República y renunció a sus derechos dinásticos.

como siempre se suele decir, los pueblos que olvidan su pasado están condenados a repetirlo, pero eso no debe significar que debamos restaurar viejos odios o modos, sino seguro que lo repetiremos.

2 comentarios:

Silvano dijo...

Que es la ley de memoria histórica?

Que hay negros que dicen a los blancos, tu abuelo o tu bisabuelo mató al mío.

Y con respecto a lo del catalán hoy mi hijo no podria estudiar en castellano como lengua principal de ninguna forma (No hablo de aprender catalan como segunda lengua, lo cual me parece perfecto), y lo que es discriminado en Catalunha es el castellano. Con multas, boicots, etc a todo lo que se expresa en castellano. Infelizmante eso origina una resistencia en la gente. Se habla de respeto al catalan pero no se respeta al castellano.

tyler durden dijo...

No quiero entrar en polemicas, porque exactamente, aunque ya se me ha tachado de muy rojo, creo en la conciliación y el respeto mutuo. Además me gusta saber con quien hablo, y tu perfil no es público.

No estoy muy deacuerdo con el tema de la ley de la memoria historica. Creo que el ejemplo alemán es bastante más gráfico que el nuestro. Parece que solo nos centramos en lo que ocurrio en la guerra y no los 40 años de fascismo que hubo en España. Eso es lo que hay que recordar, y que la gente pueda enterrar a sus muertos, si es así su deseo, probablemente para enterrar ese pasado y no volverlo a repetir.

Lamentablemente estamos en una situación en la que la derecha mas recalcitrante vuelve a remover viejos miedos, que si los nacionalismos perifericos estan fragmentando españa, etc, etc.

Olvidemonos por un momento de fronteras nacionales y demás historias. En cataluña, se habla catalán y no podemos mirar hacia otro lado, se ha estado hablando desde que nació como lengua y fue la lengua de gran parte del reino de aragón (leete libros de historia o leete la wikipedia).

40 años de fascismo relegaron todas las lenguas a la ilegalidad y a solo poderse hablar en casa y a hurtadillas. Pregunta a cualquier gallego, vasco o catalán, si hablabas tu lengua en la mili, te arrestaban. Y así ejemplos, miles.

No estoy justificando nada de lo que se hace ahora desde sectores nacionalistas catalanes, pero creo que al resto del pais le ha quedado un poso de que el castellano es la lengua dominante allí, y que el catalán debe quedar solo para la esfera personal y no es así.

Si vas a vivir a Cataluña, tienes que adaptarte a lo que hay, y es que la lengua que se habla en el día a día es el catalán. La oficialidad es una cosa y la realidad es otra. Si me voy a vivir a la India, podré trabajar en inglés, ir a estudiar en inglés, pero en la calle tendré que hablar indi, pues lo mismo pasa en Cataluña.

Los nacionalistas (del bando que sean) en vez de intentar hacer más rica la experiencia de poder vivir en dos lenguas, incluso creando un odio a todo lo español o catalán, que es bastante exacerbado.

Conozco muchos catalanes que les gustan muchas cosas de la cultura española (el tapeo, los toros, el flamenco y un larguisimo etc saliendonos de los topicos). Por eso no tienen porque sentirse españoles (no hay extranjeros que les gusta mucho lo español aunque se sientan de su pais?). Como tu te sientes no es algo que te impongan los nacionalistas, es algo personal (que es como se ve desde fuera de Cataluña).

Por suerte o por desgracia la evolución historica nos ha llevado a estar en el mismo estado, y a no ser que decidan escidirse, tenemos que encontrar la manera de entendernos y de aprovechar esa bendición que parece mas bien una maldición de tener miles de paisajes, de costumbres, de lenguas en un estado.

Y los ataques por ambas partes no ayudan mucho.

Honestamente contestando a tu ultimo comentario, ir con la actitud de ir a Cataluña a aprender catalán como si fuera inglés, no creo que ayude mucho.