Aventuras y desventuras de un salmantino errante

viernes, 30 de marzo de 2007

Are We dating?

Y es que el otro día tuve una conversación muy curiosa con un madrileño que lleva ya aquí un tiempo. Bueno de hecho eran dos madrileños, uno que lleva aquí un mes y que va a estar aquí poco tiempo y el otro que lleva aquí como 4 o 5 años.

La cuestión es que estabamos hablando del tema de las citas o datings como dicen aqui. Aquí este tema es muy protocolario: primero se pide el telefono, luego quedas a tomar algo, un cine, una cena y cuando te quieres dar cuenta estas citandote o dating con esa persona. El madrileño que llevaba menos le preguntaba al otro, pero y que quiere decir todo esto? Y el otro respondía a las claras: "Pues que durante un mes o lo que dure, tienes que pagarlo todo: copas, cenas, cines, etc". El otro claro alucinando...y además el otro apostilló: "y por lo general como son tan puritanos, normalmente nada de nada". El otro ya con los ojos como platos...y diciendo, pero estos no eran muy liberales?

La conclusión de esta diatriba fue que esta gente cuando llega a la Universidad (college), con el rollo de las hermandades (fraternities para los chicos, sororities para las mujeres), pues a desmadrar tipo american pie. Cuando llegan al final de la carrera o encuentran trabajo empiezan la ardua tarea de buscar pareja para formar una familia, y se lo toman muy en serio. Cual obrero con pico y pala, piden telefonos, dan la chapa a más no poder y alguien terminará cayendo a sus encantos. Vamos, justo al reves que nosotros, porque o yo debo ser muy tonto, o a mis 18 añitos estaba a verlas venir, como decía un colega de facultad, al segundo o tercer año ya ves como va el tema, pero al principio estas que no te enteras...

Recuerdo haber visto películas o series americanas en las que me parecía curioso lo de "conseguir el telefono". Al final eso parece verdad, y que digamos que es el primer paso o un posible primer paso para una primera cita.

Luego se pueden dar situaciones rocambolescas, como la de un amigo gay, francés, que quedo con una chica para ir al cine, sin quererse dar cuenta, después de varios encuentros resulta que la otra persona pensaba que estaban citandose. Esto es un shock cultural y lo demás es cuento.

5 comentarios:

Carlos dijo...

Jajaja... circula por ahí un enlace a youtube donde aparecen dos individuos en el proceso de intimar, y en un momento dado, justo antes de lanzarse al grueso de la faena, uno de ellos coge y dice "oye, antes hay algo que deberíamos hacer" y en esto que sacan unos formularios de "sexual consent" en los que cada uno tiene que explicitar a qué está dispuesto y a qué no... acaban llamando a sus abogados, que negocian en su nombre jajajaja. Al final los abogados se piran y... ¡a follar!

Alberto dijo...

Juas, muy bueno otra vez, ya se echaba de menos una nueva entrega. Al final será todo igual que en las películas...

Miguel dijo...

Realmente curioso, pero al menos da una explicación a las dos vertientes absolutamente diferenciadas que se ven en las peliculas: la del desfase y la del protocolo.
Por cierto, el amigo gay francés, ¿estuvo pagandole el cine a la muchacha? Hay algo que no me cuadra ahí...

tyler durden dijo...

Tienes razon, cuando digo que pagas todo, es cuando ya dices que estas citandote (dating) con alguien. Me imagino que al principio es un acercamiento. Pero preguntare por ahi a ver si estoy confundido...Buena observación :)

sastra dijo...

Y siguiendo con el tema del francés... no me acaba de quedar claro.

¿Son tan puritanos que aún sabiendo que es gay se pretendía casar con él? Eso ya me parecería el colmo. Por lo demás, la verdad, me parece que es tener las cosas bien claras. Una vez que conoces las normas sociales es fácil moverse.

La pega: si no te gustan (o no conoces) las normas establecidas estás "apañao". Cuantas menos sean las convenciones más abierta será la sociedad, pero eso requiere un trabajo personal que a veces no estamos ni dispuestos ni capacitados para asumir.