Aventuras y desventuras de un salmantino errante

jueves, 15 de marzo de 2007

los cruces de calle


Un pequeño detalle que me llamó la atención cuando llegué aquí fueron los cruces de las calles, para un europeo, desde luego puede ser un poco complejo acostumbrarse a como son los cruces en este país.

Primeramente como podeis ver en la imagen, y habreís visto en muchas películas, estas señales en forma de aspa marcando las calles, las puedes ver en cada esquina donde hay un cruce. Incluso puedes ver carteles más grandes si la calle es principal, lo unico que estos cuelgan normalmente de unos hilos que suele haber en todos los cruces y desde donde se cuelgan también los semáforos.

En principio, supongo que es porque este país esta diseñado para conducir y puedes ver el nombre de la calle que cruza la calle por la que tu vas y sabes donde estás, pero honestamente, como peatón no motorizado que soy todavía, lo encuentro también util para los que vamos en el coche de San Fernando (un ratito a pie y otro andando). Y es que si la calle es larga, además añaden los números de los que partes, con lo que enseguida sabes si tienes que ir hacia el lado izquierdo o el derecho, y sobre todo a mitad de la calle si consigues divisar (cuál aguililla española ;) ) el nombre de la calle, saber si tienes que darte la vuelta porque te has equivocado de sentido.

He aquí la razón de numerar p.ej. en Manhattan las avenidas, con lo que enseguida sabes si tienes que ir para arriba o para abajo en el mapa, o aquí en Washington, que usan letras, y enseguidas sabes si vas bien. Ya sabéis, esta gente son prácticos a más no poder. La verdad, yo lo encuentro util, aunque las calles se llamen "San Robustiano de las Angustias" o nombres todavía más largos como donde vivía yo en Huesca "Avenida de los Danzantes de Huesca", ya que en España si conoces la calle, tienes que ir buscando como alma en pena donde está el cartel de la calle (si es que se han dignado en ponerlo) y casi siempre al principio de la calle (o final) de la calle.

En cuanto a los semáforos, yo lo veo complicadillo habituarse. Primeramente, los semáforos no están a la altura de la línea donde te tienes que parar, sino como he comentado antes, colgados de hilos que están en medio de la calle. Por tanto tienes que pararte ANTEs de donde esta el semáforo. Un poco confuso para un europeo.

Como aquí hay muchas calles de sentido único, y a veces hay calles poco transitadas, si el semáforo está en rojo pero no viene nadie que te pueda interrumpir un giro, puedes realizarlo, eso sí, con precaución y despacito.

Todavía no he cogido ningún coche aquí, y espero que no sea automático (al estar continuamente acelerando o frenando, ruge el motor que no veas - no creo que sea nada bueno, al menos mi subconsciente cuando voy montando en un coche de estos me dice - vaya calentón que le están metiendo! ). Y bueno cuando llegue a un cruce...me orillaré donde pueda para que la gente pase, porque con tantas excepciones, seguro que me lio :)

2 comentarios:

Carlos dijo...

En un juego de ordeñador ambientado en el NY de los años 20 que tenía yo había semáforos. Además había policía, y si te saltabas un semáforo te paraban. Era un juego de mafiosos, así que si llevabas un cadáver en el maletero Y te saltabas un semáforo, ibas apañao. En fin, a lo que iba. Que en el jueguecillo en cuestión era la hostia de complicado entender los semáforos, que efectivamente pendían de unos cables que atravesaban la calle. Y como sea igual en la vida real, vas apañao colega... cuando tengas vinículo a motor y te aprendas como funciona nos lo cuentas, que yo desde que jugué al juego aquel tengo mogollón de curiosidad

Alberto dijo...

Pues sí que parece que en el tema callejero están mucho mejor organizados que nosotros. Aunque bien es verdad que la topología de las ciudades suele ser más cuadriculada...