Aventuras y desventuras de un salmantino errante

jueves, 28 de junio de 2007

El diablo sobre ruedas (I)

Y es que para rematar este mes antes de las vacaciones, hemos hecho el intento de comprarnos un coche.

Primero la aventura de enterarnos como va el tema de los seguros. En este país sólo unos poquitos seguros te cubren teniendo un carnet internacional. Realmente cubrirte con el carnet internacional sólo te cubre un seguro llamado eInsurance (al menos en la costa este) y te cobra un riñon (más de 2000 dólares por un coche a terceros). La cuestión es que la experiencia que tienes en tu país, los años de conductor, aquí no cuentan para nada y es como si empezaras de cero. El hecho de que no tengas carnet americano, también limita, ya que con él puedes optar a seguros un poco más baratos, aunque caros por no tener ningún historial en este país. Luego hay un seguro llamado Geico.com (que opera tipo ING, sólo telefóno e Internet) que te da 30 días para que te saques el carnet americano, que sale un poquito más barato (pero poquito, en torno a los 300 dólares menos al año).

En el trabajo pregunté que me aconsejaban a la hora de comprar coche y un compañero me dijo que un amigo suyo de toda la vida vendía su Saab porque se iba a Australia. Era viejo pero en teoría sólido y resistente, me lo dejaba por mil dolares, aunque el precio recomendado era de unos dos mil. Aquí tienen una cosa que se llama el Blue Book Value, donde poniendo el modelo, año y millas te da el precio según el estado del coche (excelente, bien y normalito). Todo el mundo se guia por estos precios a la hora de vender y comprar. Según el chico este coche sólo había que reemplazarle un foco delantero y meterle más freón al aire acondicionado.

Para los expertos en cochecitos, es un Saab 9000 CS del 95, y la verdad después de que me enseñaran el coche los padres del chico (el amigo de mi compañero ya se había ido hacía las antipodas), el coche me gustó, estaba en cuanto al exterior bastante bien, y tenía bastantes detalles, elevalunas electricos, cierres centralizados, espejos retrovisores automáticos, ventanita en el techo. No parecia estar mal. Cuando lo conduje por carretera y por zona residencial no note nada raro.

Me lo traje desde Washington a Baltimore (como una hora entre el atasco y llegar a Baltimore), ya que el coche estaba matriculado en Virginia. Aquí, traigas el coche de donde lo traigas, tienes que matricularlo en el estado en que residas. Si vienes del extranjero o de otro estado, tienes tres meses para cambiarle la matrícula y pasar la inspección del estado (como nuestra ITV). En el caso de Virginia, la inspección es cada año, pero en el de Maryland, solo lo revisas cuando lo compras, tanto nuevo como de segunda mano. Asi que si tienes un coche y no cambia de dueño, no tienes que volver a pasar una inspección. Asi que imaginaros las antiguallas que se ven circulando, coches con cristales rotos y con plástico, sin focos, etc, etc. Por lo visto el estado de Maryland no tiene el dinero para poder revisar todos los coches cada cierto tiempo (y la respuesta lógica, es hacerlo sólo una vez en cada cambio de dueño, toma castaña).

El Sábado según ibamos por la calle, parando en los semáforos oíamos un ruido como de aceleración, nosotros pensando quien era el fitipaldi, después de dos semáforos, nos dimos cuenta que era nuestro coche, que a pesar de ser manual y tenerlo en punto muerto, se iba de mil a dos mil revoluciones como si intentara evitar que se calara. Asustados llamamos a la dueña del coche a ver si era "normal". Me dijo que nunca había oído nada parecido. El domingo hicimos un nuevo intento de usarlo a ver que pasaba, y dejo de hacerlo de repente, así que nos fuímos a comprar víveres, aprovechando que estabamos motorizados.

Así que lleve el coche a un taller especializado en Saab, para que me dijeran como estaba el coche, y que lo preparan para la inspección (hay talleres que tienen inspectores, asi que no hay un sitio centralizado). Yo esperaba gastar unos mil dolares más en reponer lo que le faltaba.

Total que me llama el del taller y me dice que el coche ha sido mantenido muy mal, que esta parcheado y que para poder pasar la inspección tenía que invertir de 4 a 5 mil dólares, sin garantía de que el coche fuera a durar mucho.

Imaginaos mi cara, casi me caigo de la silla cuando lo oí. Intenté mantener la cabeza fría, llamé al seguro, y luego a los dueños. Después de su estupor inicial, me dijeron que me devolverían el dinero. Supongo que les daría verguenza de que su hijo nos hubiera metido un autentico pufo, y que a ellos les hubiera dejado en la situacion de vender aquel coche.

Despues de muchos sudores, ya tenemos nuestro dinero, cancelado el seguro y devuelto las matriculas provisionales. La broma nos ha costado bastante dinero, pero menos del que pudo haber sido, pero la lección no nos ha salido gratis.

Conclusión, aunque la gente parezca de fiar (nosotros nos fiamos porque eran amigos de toda la vida de mi compañero) hay que llevar el coche a revisar por un taller antes de comprarlo. El hecho de que hubiera pasado la inspección de Virginia el año pasado no era garantía de nada (resulta que al pasarla todos los años, básicamente con que funcione el coche y tenga luces les basta). Además hay concesionarios y particulares que ya te dan el papelito de la inspección, con lo que tienes cierta garantía de que el coche no está en mal estado. Supongo que estas son cosas que aprendes o a través de conocidos o las aprendes por las malas. Nosotros las hemos tenido que aprender de la segunda manera.

Pero bueno, ahora solo queremos volver a España de vacaciones, relajarnos con nuestras familias, y a la vuelta intentaremos, ya con carnet americano, más tranquilamente encontrar un vehículo, sin el cual, aunque yo me resistiera a admitirlo, estas más que limitado, donde hasta para comprar el pan casi tienes que irte donde cristo perdio el mechero...

5 comentarios:

Tony dijo...

Ahorrad y compraos un Ford Mustang, que en España no se comercializa.

Genial blog.

Alberto dijo...

Eso pinta a válvula de regulación del ralentí ;) Como dice tony, yo lo primero que haría si me fuese a vivir a los USA sería comprarme un Ford Mustang o un Corvette C4, que por 8.000 dólares o así los tienes en muy buen estado.

A cómo está la gasofa en Baltimore?

tyler durden dijo...

En general es un poco mas barata que en Europa. a 3 dolares el gallon más o menos, que son unos 3 litros.

El problema es que aqui los coches tienen unos kilometrajes de miedo, de 150 mil kms para arriba (de segunda mano), y por tanto te gastas un buen dinero en mantenerlos, suelen tener problemas de aceite y bueno, que son viejos :)

Yo ahora mismo para lo que lo necesitamos que es para movernos un poco por la ciudad, ir a hacer compras, no creo que necesitemos gastarnos mucho. Ademas aqui los garajes son caros, ya lo contare en otro post, pero para poder aparcar en la calle tienes que tener una pegatina del ayuntamiento, el aparcamiento es un problema...Aunque no sera por espacio...

Coldpizza dijo...

Me encantan tus articulos sobre Estados Unidos, y espero que actualices mas a menudo. Te tengo en favoritos...

Carlos dijo...

Tronco, hazle caso al amigo tony, cómprate un Mustang y un muñequito de Steve McQueen y lo pones en el salpicadero jajaja. Lo de los coches de segunda mano es una auténtica lotería, lo mejor es tener un colega que sepa de coches y te lo llevas a que le eche un ojo antes de comprarlo, pero si no se puede, te la juegas. Y por cierto, ¿os dijeron qué es lo que tenía mal el coche? Lo digo porque 4.000 dólres para arreglar un coche que no esté directamente escachao me parece una burrada. Tengo un colega que tiene un taller que con esas pelas te construye un nuevo, vamos. ¡Ale, a disfrutar las vacaciones en tu tierra!